İstanbul Başakşehir, ese amigo del poder

TODOPODEROSO. Sin historia, sin grandes estrellas, pero con el respaldo necesario para romper el molde de los clubes modestos.

Instagram

Por Fernando Ríos

Siempre es noticia que un equipo modesto logre arrebatarle el título a uno poderoso. Y conlleva un valor mayúsculo cuando acontece en la élite del fútbol: destronar a Barcelona, Real Madrid, Bayern Munich, Juventus, o impedir que a la Premier la retenga alguno del Big Six, no es algo común. Y tampoco lo es romper la hegemonía en las ligas de segundo orden, como la Premiership escocesa, donde los laureles se los reparten Celtic y Rangers. En la última semana, el İnstanbul Başakşehir ha estado en los primeros planos del deporte en Turquía. Su reciente y primera consagración en la Superliga de su país, no sólo le ha puesto un freno al dominio de Galatasaray, Fenerbahçe y Beşiktaş, sino que también ha marcado un hito en la concepción colectiva sobre el poder y la humildad.

Para comprender mejor de qué viene la cuestión, es necesario darle un contexto: la liga turca, décima en importancia de acuerdo a su coeficiente UEFA, se volvió profesional en 1959 y, desde allí, sólo había entregado a cinco campeones diferentes y, en apenas 11 temporadas, el título no había caído en manos del trío de gigantes, que acaparó 35 de las últimas 36 ediciones, siendo Bursaspor, en 2010, la única excepción a la regla. Entonces, ¿cómo es posible que un club casi sin historia pueda acabar con esta tendencia tan marcada? La respuesta viene de arriba. El İstanbul Başakşehir, surgido en 1990 como el ISKI SK, y que un año más tarde, fue rebautizado como İstanbul Büyükşehir Belediyespor, era administrado por la compañía estatal de agua de la municipalidad de la ciudad. Pero no fue hasta 2014 que el rumbo del equipo dio un giro radical, cuando fuera forzada su privatización y adquirido por un grupo empresarial, encabezado por Medipol, corporación de la salud, dirigida por el actual Ministro de Sanidad, Fahrettin Koca.


El İstanbul Başakşehir, surgido en 1990 como el ISKI SK, y rebautizado como İstanbul Büyükşehir Belediyespor, era administrado por la compañía estatal de agua de la ciudad. En 2014 fue adquirido por Medipol, corporación de la salud, y dirigida por el actual Ministro de Sanidad.

En este sentido, precisamente, desde el Gobierno turco fue que se impulsó aquella compra, que derivaría en una nueva refundación de la institución, la construcción de un estadio para 18 mil espectadores y en otros dos cambios de nombre. Primero, al que hoy se conoce popularmente y, desde 2015, a su denominación legal: Medipol Başakşehir Futbol Kulübü. Toda una ostentación de poder y de las relaciones carnales entre club, política, ámbito estatal y capitales privados. Y cada movimiento, ejecutado bajo la órbita del presidente del país, Recep Erdoğan, que en esa época asumió en el cargo y, de quien se sabe, es fanático del fútbol, pertenece a la religión musulmana y está directamente vinculado a Goksel Gumusdag, mandamás de la institución y afiliado al partido oficialista, la AKP, además de ser esposo de la sobrina del propio Erdoğan. Un entramado simbiótico que involucra también a patrocinadores del sector público, como Turkish Airlines y el banco Ziraat Katilim, propiedad del Tesoro de Turquía y fundado hace cinco años por el Estado.



Cada movimiento es ejecutado bajo la órbita del presidente turco, Recep Erdoğan, vinculado a Goksel Gumusdag, mandamás de la institución y afiliado al partido oficialista, la AKP, además de ser esposo de la sobrina del jefe de Estado. Un entramado que involucra también a patrocinadores del sector público, como Turkish Airlines y el banco Ziraat Katilim.

Tantos peces gordos en una sola y pequeña pecera, ha generado adeptos y detractores en iguales cantidades. Acaso una grieta más entre las que ya dividen a los turcos, sean futbolísticas, territoriales o religiosas. Una de esas disputas eternas es el Derby Intercontinental, por la ubicación geográfica de sus protagonistas: el Fenerbahçe está emplazado en la zona asiática de Estambul, y el Galatasaray tiene sede en la región europea de la ciudad. El tercero en discordia es el Beşiktaş, el más apegado a las raíces musulmanas. No obstante, los ultras de los tres equipos suelen entonar La marcha de Izmir, representativa de la independencia turca. De ellos, también se diferencia en esta cuestión el İstanbul Başakşehir, identificado con la canción Dios es grande y que nuclea a sus hinchas en una peña llamada 1453, en alusión al año de la caída de Constantinopla en manos otomanas. Otro contrapunto más en relación a los grandes del fútbol de aquel país.


Robinho, Clichy, Demba Ba,Gökhan Inler y Martin Škrtel integran la plantilla actual. Ese grado de jerarquía y el fuerte respaldo gubernamental confluyeron en la reciente consagración doméstica, la primera en su historia, y en su participación en la fase de grupos de la próxima Champions.

En sintonía con su desarrollo, el İstanbul Başakşehir apuntó a un modelo basado en contrataciones de jugadores reconocidos, pero en el ocaso de sus carreras. El brasileño Robinho, el francés Gaël Clichy, el ex Chelsea, Demba Ba, el suizo Gökhan Inler y el ex Atalanta, Martin Škrtel, son algunos de los componentes de la plantilla actual. Ese grado de jerarquía, suficiente para el nivel doméstico, y el fuerte respaldo gubernamental confluyeron en este presente exitoso, precedido por una consecución de logros inéditos para la entidad: la clasificación histórica a la Europa League, en 2015; dos temporadas después, su participación en los play-off de Champions; y haber alcanzado, en este 2020, los Octavos de la UEL, que definirá en una semana, frente al Copenhague, y que podría meterlo en el Final Eight de Alemania, si conserva la ventaja inicial del partido de ida. Una cadena de objetivos cumplidos que ha encontrado su mayor eslabón en la reciente coronación en la liga local y en que será parte nada menos que de la fase de grupos del máximo torneo europeo. Una hazaña más del equipo de Erdoğan, como le llaman muchos que lo ven de reojo. Aquel que, de humilde, parece quedarle poco.

Leave comment

Your email address will not be published. Required fields are marked with *.